Domingo, 06 Diciembre 2020 19:08

DOS PIANOS , CHOPIN Y SU ESTANCIA EN MALLORCA

Valora este artículo
(4 votos)

 

          

                 Mis  abuelos, gente  sencilla  y  sin  antecedentes  musicales,  determinaron  que  su   primogénita   tocara  el  piano. Mi  madre  con  12  o  13  años, os  hablo  del  año  1938,  la  sentaron  por  primera  vez  frente  a  un  teclado,  el  de  su  profesora doña Elena, que había recibido clases  del  mismísimo Enrique Granados;   pasado  el  tiempo, tuvo uno  de  alquiler,  y  cuando  mi  abuelo  consiguió  un  trabajo fijo  como  cobrador  de  la  Alsina Graell,  le  compraron  un  piano  de  segunda  mano,  en  realidad  era  una  pianola/piano,  una  vez  sacada  la  maquinaria,  desplegó  unas  posibilidades  ilimitadas.- ¡ Nunca  se  desafinó! - decía  mi  madre,  y eso  que  encima  de  sus  cabezas  tenían  la  típica  azotea  andaluza.

            Quiero  dedicarle  a  mi  madre  este  post,  acompañada  de  su  mejor  amigo,  EL  PIANO.

           El  general Franco  acababa  de  ganar  la  guerra civil, y  para  reforzar  su  poder  se  alió  con  la  iglesia  católica, ambos  estamentos   dieron  al  traste  con  la  cultura  y  las  libertades,  las  más  perjudicadas  fueron  las  mujeres, su  misión  era  casarse  y  tener  hijos. (enfermeras, maestras  y  poco  más...) Mi  madre  no  se  libró  de  esta  ideología,  por  eso  nunca  dio  conciertos (solo  los  de  fin  de  carrera, en Portugal), y  en  casa,  para  sus  amistades. Tampoco  pensó  en  trabajar  dando  clases  (de  soltera  sí), el  hombre  era  el  que  tenía  que  traer  el  dinero  a  casa.  Pero  su  familia, o  sea, mi  padre, mi  hermano y  una  servidora,  sí  disfrutamos  oyéndola  tocar (hasta  que  la  enfermedad  del  Parkison,  la  detuvo) Tenía  un  repertorio  variado,  música  ligera,  como  tangos, pasodobles... y  naturalmente,  los  clásicos:  Beethoven,  Liszt,   Albéniz, y  como  no,  a  Chopin. 

             

               ¿Qué  tiene  Chopin  que   tanto  nos  gusta?  Cuando  llegó  a  París  con  21  años, (1831)  destacó  de  inmediato  por  su  extraordinaria  personalidad. Allí  encontró  la  refinada  aristocracia  y  la  intelectual  burguesía  que  tanto  le  convenía   para  su  arte  de  componer  y  tocar.  Frederic Ghopin, tenía  una  técnica  propia, sus  dedos  corrían  por  el  teclado  con  una   profunda  dulzura,  evocadora y  nostálgica. Es  el  poeta  del  piano.

              Chopin, o tuvo  suerte, o  fue  insoslayable.  Vivió  el  período  más  romántico  de  la  música  pianística. De  aspecto  pálido,  y complexión  lánguida,  murió   de  tuberculosis a los 39  años.  Fue  el  paradigma  de  tu  tiempo.

             Tocaba  maravillosamente el  piano, por  eso  compuso  una  música  insuperable. Hay  que  ser muy  buen pianista,  para  extraer  de  sus  notas, no  solo  la   técnica, dificilísima,  sino  también   el  sentimiento  que  encierran. De  naturaleza  retraída, prefería  los  pequeños  auditorios.  Un  día   la  escritora  George  Sand, (pseudónimo  por  la  que  se  conoce a Aurora Amantine Lucille)   quedó  prendada  al  oírlo  tocar,  en cambio  él,  salió  corriendo; y es  que vestía como  un  hombre, fumaba  como  un  carretero, escribía  libros, y encima  con  éxito. Escribió  "no  soy  ni  guapa ni fea".  Para  seducirlo,  como  solo  ella  sabía,  se  presentó  arregladísima  a  un  concierto, llevando  un  vestido  blanco y rojo, los colores  de  la bandera  polaca; desde  entonces empezaron  a  verse. George Sand  fue  una  coleccionista  de  amantes. Tenía  una  personalidad  muy  fuerte.  Vivieron  diez  años  juntos, el  tenía  26  años,  ella  34.   

            Al  poco  tiempo  Chopin empezó a  toser  mucho, fueron  al  médico, y  les  dijo  que  tenía  una  afección  pulmonar,  y  necesitaba  un  clima  más  cálido. Como  el  embajador  español  en  París,  era  amigo  suyo,  le  recomendó   Mallorca,  y  eso  hicieron.

 

            Este  recorrido  está  narrado  por  la propia  George  Sand, " Viaje de invierno" donde  cuenta  todo  los  que  les  pasó,  desde  que  salieron  de  París  hasta   Barcelona,  de  aquí, repletos  de  baúles zarparon  en  un  vapor  a  Mallorca. Es  la  triste  realidad,  pero  todo  lo que  cuenta  es  malo, y  no  es  para  menos.

           Ellos  que  iban  buscando  tranquilidad  y buen clima,  nada  más  llegar, se encontraron  la  isla  superpoblada,  estamos  en  pleno  período  de  la  1ª Guerra Carlista, y  mucha  gente  de  la  península  se había  ido  allí.  Les  costó  encontrar  alojamiento, después  de  mucho  buscar  hallaron  una  Fonda.  Se  me  ha  olvidado   decir,  que  no  viajaban   solos,  les  acompañaban  los  dos  hijos  de  ella,  al  poco,  se  instalaron   en  una  casa  en  las  afueras  de  Mallorca,   era   conocida  como  la "Casa  del  Viento", y  ahora  sabrán  por  qué.

 

            Durante  un  mes  hizo  buen  tiempo,  lo  que  llenó  de  energía  y  vitalidad al  pianista  polaco; pero  con  la  llegada  del  invierno, vinieron  los  fríos,  y  en  esta  casa  corría un  viento  tremendo,  tanto  que  Chopin  cayó  enfermo. Llamarón  al  médico, - Tuberculosis -   no  se lo podían  creer, en  París no  le  habían  dicho  eso. Llamaron  a  otro  médico,  y  a  un  tercero. El  mismo diagnóstico. 

           

           Los  tuberculosos  necesitan  estar  apartados  en   un  entorno  verde, son  las  normas  sanitarias.  Así  que  los   mandaron a  la  CARTUJA  DE  VALDEMOSA, a 15 km de Mallorca.  Ahora  está  muy  bien  restaurada,  pero  cuando  llegó  Frederic Chopin, George Sand  y sus dos  hijos,  era  un triste  convento recién  abandonado  por  la  desamortización  de  Mendizábal,  que  pertenecía  al   estado,  y  como  tal,  cobraba  por  las  celdas. Le  dieron  la  más  grande,  tenía  dos   habitaciones  amuebladas.   Estuvieron  del  8  de  noviembre  de  1838, al 11 de febrero de 1839.  Por  supuesto  no  podía  faltar  un  piano,  el  primero  fue  alquilado, muy  malo,  que  Chopin  tuvo  que  soportar;  hasta  que  le  llegó  un piano "Pleyel", desde  la   misma  fábrica  de París.  Lo  pasaron  canutas,  mal  tiempo, los niños  quejosos;  ella  no  podía  escribir,  tenía  muchas  cosas  que  atender, incluso  hacer  de  enfermera;  tampoco  cayeron  simpáticos, los  mallorquines  empeoraron  la  situación;  y encima, la  salud  del  compositor  empeoró. 

        

          Pese  a  todo  Chopin  trabajó,  escribió algunas mazurcas, algunas polonesas y  sobre todo  algunos de sus  famosos preludios, un género  menor  que  renovó  radicalmente,  (24 en total) el más conocido  es  el  nº 15, bautizado con posterioridad  "El preludio de la Gota de Agua", ya que repite insistentemente  la  nota, "la bemol", que semeja a  una  supuesta gota.

              

               P.D.  El cuadro (1838) pertenece al pintor francés  Eugène Delacroix, aparece  el pianista  y  ella. La pintura  se  separó para  venderlas  por  separado;  por  eso  el retrato  de  Chopin está en  el  Louvre,  y  el  de George  Sand  en  Copenhage.

 

 

 

         

               

                  

Visto 616 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

ALIET VALLÉS

SÍGUEME

También puedes seguirme por mis redes sociales.

 

 

VISITAS

Hoy112
Ayer182
Esta semana112
Este mes5513
Total505576

¿Hay alguien ahí ?

4
Conectados

Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme
© 2016 Aliet Vallés. Una mujer, un blog y el número 7.