Domingo, 18 Octubre 2020 19:16

DIETARIO SONORO DE UN HOMBRE LISÉRGICO

Valora este artículo
(3 votos)

                   

            --  Hay  que  ser  mitad  opositor  y  mitad  loco,  para  dar  este  paso. Yo,  que  iba  por la  vida  con  un  punto  de  exceso, aprendí  a  protegerme  de  mí  mismo  fornicando  con  mujeres  desconocidas,  y  por  supuesto,  sin  compromiso. Me  sentía  relativamente  satisfecho,  era  una  forma   de  evitar  las  exigencias  que  trae  el  amor.  ¡Hasta  que  conocí  a  Ofelia! .  - " Ser  o  no  ser " -  ¡ Solo  sé  que era  una  mujer  fetén!.  De  primeras,  me  sedujeron  sus  secretismos.  Les  seré  sincero,  nunca  llegué  a  poseerla  del  todo,  y  eso  me  atraía más  aún.  Era  muy  buena  entre  las  sábanas.  Pocas  veces el  sexo  es aburrido,  pero  ella  ha  sido  la  única  mujer,  que  me  ha  hecho  sentir   como  un  edificio  en  llamas. .   

               

            Empezaré  por  aclarar  que cuando  la  conocí  no  se  llamaba  Ofelia, un  nombre  así  no  se  olvida  fácilmente.  Pasamos  juntos  dos  o tres  noches,  y  poco  más;  después  por  sistema,  y  para  desplegar  mi  comodidad,  las  dejaba  ir.  Me  llamó  por  teléfono  algunas  veces,  también  me  pareció  verla   frente  a  mi  trabajo; la  evité  sin cruzar palabra, de ella, todo  me  era   indiferente... entonces.

            Y  como  llegó,  desapareció.  Mis  desplantes   la  llevaron  lejos,  pero  esta  vez,   llevaba  el   acento  de  un  hijo  mío en  sus  entrañas.  Me  siguió  contando  que  terminó  sus  estudios  de  enfermería. Siempre  sola,  sola  y  con  su  hijo.  Ofelia  era  huérfana. Luego  llegó  el  trabajo,  la  estabilidad,  y  el  disfrute  de  todas  las  galaxias, hasta  qué... 

             De  esto,  hace  ya  muchos  años;  y  además  el  olvido,  se  llevó  la  mitad.  Posteriormente  gané  las  oposiciones  y  me  fui a vivir  a   Ibiza. En  la  década  de  los  90,  la discoteca "Pachá", se  convirtió  en una  de  las  mejores  del  mundo,  sus  macrofiestas  mediterráneas  se hicieron  famosas,  y  lo  mejor,  es  que   estaban  distribuidas en  varias  salas  diferenciales.  Lo  recuerdo  muy  bien, ocurrió  una  cálida  noche  de  verano,  una  hermosa  mujer de  nombre hatleriano  me  pidió  fuego;  era  alta, delgada, misteriosa...no  permití  que  se   fuera,  ella  también  había  venido  sola. La  velada  se  alargó  hasta  bien  entrada  la  madrugada. Nos  dimos los  teléfonos  y,   hasta  ayer. 

           Ofelia,  sin  apenas  darme  cuenta,  se  fue  convirtiendo  en  algo  adictivo;  aprovechaba  cada  momento  libre  para  estar  con  ella,  y  aunque  había algo  en  su  manera  de  ser  que  no  acababa  de  entender, su   halo   de   hechicera, acabó  cautivándome  como  un  gato   panzarriba. 

           Nadie  se  lo  podía  creer, se  acabaron  las  salidas  nocturnas  de  caimán,  no  las  echaba  de  menos.  Me sentí  rejuvenecer  y,   hasta  le  escribía  versos  en  primavera (que nunca envié).  Afirmativo,  estaba  perdidamente enamorado.

           Y  justo  cuando  empezaba  a  creer  en   lo  imposible,  le   pedí   se  casara  conmigo.   Me  quedé  como  el  mármol,  cuando   me  respondió   que  se  marchaba;  que  solo  había  estado  conmigo  para  hurgar  en  mi  hedonismo  y  echárselo  a  las  fieras  - " Has  negado  el  todo, aún  siendo  nadie" -  pero  hay  más - ¡Tuve  un  hijo  tuyo!,-   un  chico  extraordinario, estarías  orgulloso de  él.  Desgraciadamente  se  ha  ido;  hace  dos  años,  un  maldito  cáncer  me  lo  quitó. 

               Me  contó  lo  que  mi corazón  se  desangra. Sentí  un  dolor  tan  agudo,  que  aún me   quedan  trazas -. Con  las  manos  crispadas  y  la  expresión  serena,  siguió  desmenuzando  una  estela  de  imágenes  y  sucesos  que  todavía  re-suenan  en  mis  oídos.  Antes  de  irse, me  dio  un  teléfono.  -  ¿Por  si  quieres   ver  sus  fotos, y  conocerlo?.   

                     

                "Los  únicos  acontecimientos  importantes  de  la  vida   son  las  perdidas,  y  también  son  lo  último  que  se  borra"   Emil Ciorán ( escritor  ruso)  

 

           P.D.  La  foto  de  cabecera  es  de CHIARA GHIGLIAZZA

                  

 

             

             

 

 

 

           

 

           

            

            

 

 

Visto 295 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

ALIET VALLÉS

SÍGUEME

También puedes seguirme por mis redes sociales.

 

 

VISITAS

Hoy278
Ayer262
Esta semana1618
Este mes1360
Total428968

¿Hay alguien ahí ?

4
Conectados

Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme
© 2016 Aliet Vallés. Una mujer, un blog y el número 7.