Me  llamaré  Laura...  A  veces  tengo  la  impresión  que  sigo  ligada  a  mi  infancia,  algunas  veces  acudo  a  ella  para  quedarme  dormida;  otras,   enciendo  unas  velas  para  conseguir  un  ambiente  bohemio  y,  para  volverme  a  sentir  una  gentil-hembra  del  medievo,  he  pensado   hacer  el  "Camino  de   Santiago".  No  hay  nada  malo  en  arriesgarse  si  quién  paga  es  una  misma.  

               He  viajado  sola  en  muchas  ocasiones, todo  son  experiencias;  pero la que más,  la generosidad  de  los  desconocidos,  como  dice  en   la  película  un  "Un tranvía  llamado  deseo" * 

              Ese  día,  abrí  mi  diario  y  escribí:  Necesito reiniciarme,  poner más  veces  buena  cara,  integrar  de  una   vez  "esos"  puntos  débiles,   diseñar  un  mundo a  mi  medida, libre, generoso, distópico, divertido, sin culpables, sin  resentimiento...  Tengo todos  los  ingredientes.  Preparada, Lista ¡YA!

             Pasaron  dos  años  de  la  pandemia, en  ese  tiempo  entrené  duro,  y  cuando  estuve  lista  me  puse  en  marcha.  Poco a  poco las  cosas  han  vuelto  a  la  normalidad.  Ya  verán.

           

           Ocurrió  una  mañana  tranquila  de  abril,  tras  una  larga  caminata  fui  directa  al  albergue  de  peregrinos.  Al entrar   me   llamó  la  atención   una  inscripción  que  decía:   "Debemos  escuchar  con  los ojos".

              -  ¡Bienvenida princesa!

              -   ¿ Quién  eres ?

              -  Adivina  adivinanza: " Me  gusta  esconderme  en  los  lugares  donde  no  puedo ser  vista,  porque  me  permite observar  lo  que  ocurre  a  mi  alrededor" . 

              -   ¡¡Eres  una  gata  parlante!!

              .   Efectivamente  princesa.

              -   ¡Entonces  es  cierto  lo  que  dicen!.  ¿No  te  veo,  dónde  estás?

            -    Muy  cerca  de  ti,  justo  en  la  litera  de  arriba.  Me  llaman  AGRA  por  que sé  escuchar.

             -   ¡ Y yo  Laura!.  Me  muero  de  curiosidad,  ¿sabes   que  significa   la  inscripción  que  hay  en  la  entrada? 

         -  ¡Sí!.  Por  fin,  os  estáis  portando  "mejor"  con  nuestra  raza.  Os  tenemos  muy  estudiados;  nos  llama  la  atención  vuestras  contradicciones;  una  misma  emoción  unos  días  os  llena  de  felicidad,   y  otros  os  angustia. ( de  ahí  vienen  los  abandonos). Tenemos  una  cosa  en  común, pasamos  miedo;  el  miedo  es  algo  biológico,  nos  ha  ayudado  a  evolucionar  porque  nos  alerta  de  los  peligros. Lo  curioso  es  que  vosotros  teniéndolo  todo,  sigáis  pasando  miedo. Y ahora  vienen  lo  "mejor",  la  gran  mayoría  de  los miedos  que  sufrís,   son  creaciones  de  vuestra  mente, es inherente a  vuestro  ADN.  Un órgano muy  interesante  y  muy  problemático. El ejercicio  físico  ayuda  muchísimo,  se  activan  muchas  hormonas que  actúan  donde  más  lo  necesitas. La  meditación, el Milfundes, o  estar  atento, son técnicas  milenarias  que  siguen  siendo  las  más  efectivas,  no  ha  salido  nada  mejor,  ni  más  barato, y  sin  efectos secundarios.

             

            Los  sabios  budistas  buscan  lo  que  no  está  visible,  porque  saben  lo  importante  que  es  entender/    comprender  a  los  demás,  como  una  extensión  de  ti  mismo. (aquí, lo llamamos empatizar)  Nos  enseñan  a  observar  a   quienes   nos  rodean,  sin  olvidar   las  expresiones  del  lenguaje  no  verbal ( la  mirada,  los  gestos,  la posición  del  cuerpo, )  da mucha  información,  más  que  las  palabras.  Todo  esto  significa  ESCUCHAR  CON  LOS  OJOS.  

             -   Pero  tranquil@,  en  todo  somos  unos  aficionados , en  nuestra  corta  vida  no  tenemos  tiempo  de  otra  cosa  que  experimentar.  Espero  que  mis  palabras  no  te  hayan  convencido,  sentiría  que  he  fallado.

            -  ¿No  te  entiendo  Agra?.

           -  Veo   que   has  mostrado  cierto  interés  en  lo  que  te  he  contado;   ahora  ¡ponlo  en  práctica  y  observa  lo qué  pasa!. Es   el  momento  de  hacerse  preguntas,  porque  si  no,  se  perderán  en  el  olvido.   

              Por  eso  los  libros  de  autoayuda  no  funcionan. Son  solo  teorías,  muy  buenas,  demasiado,  al  principio,  gracias  al  efecto  placebo  todo  va  de  maravilla;  hasta  que  sin  saber cómo, ni  por qué,  vuelves  a ser  la  de  siempre, resultado,  frustración   por  recaer,  justo  en  cuando  ibas  por  el  capítulo 8. Sé  de  lo  que  hablo.  Hay  que  leer/escuchar  a  los  buenos; seguro  que  los  conocéis,  son  Jose Antonio Marina, Borja Vilaseca, Dr. Mario Alonso  Puig, María Jesús Álava,  Lou Marinoff, los  Punset, padre e hija...  hay  otra  maestra  que,  a  pesar  de  los  pesares,  no  está  nada  mal,  y   soy  yo.

             

               P.D.  La fotografía  pertenece  a  NARO  PINOSA

              (*) "Un tranvía  llamado  deseo" es una  obra de teatro estadounidense escrita por  Tennessee Williams 1947, y  llevada  al  cine  en  1951,   por  Elia Kazan, con la  actriz  Vivien Leigh, y Marlon Brandon en una de sus  mejores  actuaciones.

 

            

              

               

             

                

                 

               

                     

Publicado en RELATOS BREVES

ALIET VALLÉS

SÍGUEME

También puedes seguirme por mis redes sociales.

 

 

VISITAS

Hoy207
Ayer214
Esta semana1405
Este mes3962
Total460593

¿Hay alguien ahí ?

2
Conectados

Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme
© 2016 Aliet Vallés. Una mujer, un blog y el número 7.