Ni Pirrakas  con  su  particular  inteligencia,  podría  habérselas  arreglado  en  un  mundo  invadido  por  humanos. No es fácil  ser  felino  en  una  ciudad  abarrotada  por  un  destino incapaz  de  mitigar  los  impactos  destructivos.  Lo  encontré  en  una  gasolinera, su  mamá  había  sido  atropellada.   Pirrakas  es  un  gato  con  suerte.  Sus  rutinas  tranquilas,  lo  mantiene  ocupado  todo  el  día.  Mi  gato  sabe  mucho,  a  veces  se  cuela en  mis  pensamientos. Todos  los  días  necesito  abrazarlo,  y  dormir   escuchando   sus  ronroneos.   De  noche,  en  verano,  se  ovilla  en  mis  pies;   y  cuando  llega  el  frio,  se  acurruca   en  mi  regazo. Es  lo  que  tienen  las  mascotas,  hacen que  la  vida  sea  más  bella.  Por  la  tapia  de  hiedra,  pasó  la  otra  tarde  una  gatita  negra, a  buen  seguro  abandonada. Es  muy, muy  mansa, imagino  que  es un ángel  disfrazado,  coincide  con  su  descripción, es  negra,  y  los  ojos  son  como dos  cristales  rotos.

         

             Ha  llegado  la  hora  qué  estos  felinos  supervivientes, sin prestigio,  perseguidos  y  apedreados,  estén  en  el  pódium. Han  influido,  entre  otras,  la  conciencia  animalista; el  aumento  de adopciones, y  ser  la  mascota  preferida  de  internet,  esta  difusión  le   ha  favorecido  enormemente. 

         

               Hasta  hace bien  poco,  el  perro  era  el  animal  por  excelencia. El  hombre  los  empezó  a  domesticar, conforme  les  eran útiles;  los  perros  eran (y son) excelentes  para   la  caza. El  gato  fue  al  revés, fueron  ellos  los  que  se  acercaron  al  hombre,  al  ver   la  cantidad  de  roedores  que  se  congregaban   alrededor  de  los  almacenes  de  grano. Tenemos  constancia   de  la  cooperación  del  hombre  y  el gato  hace  4.500  años. Fue  en   el  antiguo  Egipto,  donde  alcanzaron  la  categoría  de  dioses.  Maltratar  o  matar  a  un  gato,  era  un  crimen  castigado  con  la  muerte. 

 

             Yo  soy  otra  gata.  Mi  hábitat  es  un  solar,  donde  señoras  de  buen corazón,  me  traen  comida  y  agua.  Nunca  tendré  un  nombre,  ni  techo  donde  cobijarme;   pero  adoro  mi  libertad  y  escribir  historias  gatunas. No  todos  tienen la  misma  suerte, cuando  pienso  en  ellos, me  brotan  lágrimas  en  la  lluvia. 

          Grande   "BLADE RUNNER"  (1982),  Hoy considerada   "obra  maestra",  aunque  en  su  día  se  valoró  muy  poco. No la entendió  nadie (o  muy  poca gente).  "BLADE RUNNER",  trata  de  un  policía  solitario, interpretado  por  Harrison  Ford,  al  que  le  encargan,  liquide   a  un  grupo  de  replicantes autómatas,  recién  evadidos  de  una  colonia  de  trabajo,  y   que  acaban  de  llegar  a  Los Ángeles -  una  ciudad opresiva  y  martirizada por  una  perenne  lluvia  ácida - para  solicitar  a  su  creador  que  prolongase  su  existencia.  ¿Os  acordáis  de  la  escena  de  la  terraza?, -  la  han  clasificado  como  la  muerte  cinematográfica  más  hermosa -   vemos  al  pobre  H. Ford   a  punto  de  caerse,  hablan,  hasta  que  el actor  Rutger Hauer,  dice:  "....Todos  estos  momentos se  perderán  en  el  tiempo,  como  lágrimas  en  la  lluvia. Es  hora  de  morir"  justo  al  doblegar  su  cuello  inerte, de  sus  manos  escapa  una  paloma  blanca,  como   alma  plena  de  luz.  La  máquina  impía,  se  mostraba  más  humana  que  sus  creadores. 

 

            Los  replicantes  de  "Blade  Runner"  tenían sentimientos,  por  eso  rogaban  les  dieran  más  años  de  vida. Nuestras  mascotas  - gatos  y  perros -  como  seres   inteligentísimos, y  necesitados  de  afecto, tienen  los  mismos  derechos  que  los  humanos.  Necesitan  más   leyes  que  los  protejan  de  los  depravados,  y  de  los  abandonos.  La dignidad  de  los  animales,  frente   a  la  decadencia  de  los  humanos. 

                                    "Yo quisiera  ser  civilizado  como  los  animales" Roberto Carlos.

 

         La  defensa  de  los  animales  no  es  solo  un  grupo  de  activistas  juveniles,  sino   un  movimiento  social  amplísimo;  y  que  desde  hace  tiempo,  gracias  a  las  Redes  Sociales,  forma  parte  de  la  evolución  de  la  sociedad.  El  siglo  XXI,  es  el  siglo  del  Animalismo.

           

Publicado en RELATOS BREVES

ALIET VALLÉS

SÍGUEME

También puedes seguirme por mis redes sociales.

 

 

VISITAS

Hoy287
Ayer262
Esta semana1627
Este mes1369
Total428977

¿Hay alguien ahí ?

3
Conectados

Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme
© 2016 Aliet Vallés. Una mujer, un blog y el número 7.