Martes, 26 Enero 2021 18:25

MONET, y su serie de pinturas "LOS NENÚFARES"

Valora este artículo
(0 votos)

 

 

                     Pocos  pintores han  marcado  con  tanta  determinación  su  territorio,  como   MONET,  en  el  jardín  trasero  de  su  casa  en Giverny (Normandía)

                   Consternado  por  la  muerte  de  su  primera  esposa (1879),  decide  cambiar  de  ciudad,  aquel  invierno  fue  duro, y  por  primera  y  única  vez, pinta la  nieve, los  campos  sin  flores.  Pero  en  seguida  se  repone,  porque  se  enamora  de  Alice ,  la  mujer  de  su  marchante  Ernest Hoschedé

               Aparte  de su  estancia  en Venecia, y  poco  más, Monet  pasó  los  43  últimos  años  de  su  vida  en  Giverny.  Tras  siete  años  de alquiler  decidió  comprarla junto  con  un  terreno  anexo (15 hectáreas),  en  1890.  Allí  se  instaló  con  Alice,  una  vez  quedó  viuda, los  seis  hijos  de  esta,  y  los  dos  que  tuvo  de  su  primer  matrimonio. Esta  mujer  demostró  ser  la  compañera  perfecta,  hacía  funcionar  la  gran  casa  como  un  reloj,  para  que  su  marido   se  dedicara  por  entero  a  sus  dos pasiones:

                       la  pintura  y  la  botánica.  Con  la  ayuda  de   un   jardinero, concibió  un  espacio pictórico  plantando  un  centenar  de especies  arbóreas  y plantas  exóticas, también  un  estanque  de  nenúfares,  atravesado  por  un  pequeño puente  japonés,  envuelto  en  glicinias, sauces  llorones  y  lirios.  Distribuyó  las  flores  por  colores. Según  la  floración en  una  época  su  jardín  era azul;  en  otras,  malva;  en  otras ,  rosa.  Logró  desniveles,  con  plantas  a diferentes  alturas. Invirtió  mucho  dinero  en  él. Los  nenúfares,  los  mandó  traer  de  Egipto  y  de  América  del  Sur.

 

                             Allí  construyo  su  luminoso  estudio,  donde  trabajaba  simultáneamente, a  veces  hasta  ocho  lienzos,, a fin  de lograr  los  aspectos  más  furtivos  de  la  naturaleza.  Se  convirtió  en  una  obsesión, solo  quería  retratar  los  distintos rincones  del  jardín  a  distintas  horas  del  día.   Sus  cuadros  se  vendían  muy  bien,  marchantes  y  galeristas  le  visitaban  con  frecuencia,  llegó  un  momento  en  que  ganó  una  fortuna. 

                           

                 Monet  contaba  53  años  cuándo  murió   su  esposa (1911),  y  poco  después   su  hijo  mayor, Jean. Aún  vivirá  15  años  más, pero  ya  nunca   fue  el  mismo. De ahora  en  adelante  solo  existirá  una  flor.  EL  NENÚFAR o  NINFEA.  En esta  época,  ya  contaba  con cinco  jardineros.

                        Monet  agranda  los  formatos  y  las  manchas  por causa  de  las  cataratas. Huraño, solitario, y  con  la  visión  nublada. En  1922,  firmó  un  contrato  donde  donaba  al  estado una  serie  de  grandes  paneles  de NENÚFARES,  de 219x 602 cm,  para  el Museo  de  l 'Orangerie  de  PARÍS.(1922) ubicado   en  el  Jardín de  las  Tullerías. En  total   19  paneles,   exhibidos  en  forma  ovalada  o  circular.  

                  Obsesionado  con  ellas  las  retoca,  las  agranda, y  las  hace  densas  y  pastosas.  Su pintura  se  deforma,  apenas  veía,  por  fin  tras  dos  operaciones  complicadas  y  unas  gafas,  mejoró.

       Su  experiencia  se nos  antoja  hoy,  de una  sorprendente  modernidad. Pocos  fueron los que  en  su  momento  percibieron  la  importancia  de  estas  obras;   los  vanguardistas  las  ignoraron. A  partir  de  los  años  cincuenta, influyó  en  muchos  creadores  norteamericanos, calificados  de  "impresionistas abstractos"

 

                    Su  salud  empeoró  a  causa  de  un  cáncer  de  pulmón, falleciendo  un  5  de  diciembre  de  1926, a  los  86  años,  en  su  casa  de Giverny. Sus  funerales se  realizaron  tal  y  como  pidió: una  sencilla  ceremonia  civil,  en la  que  solo  estuvieron  presente  sus  hijos  y  sus  amigos  más  íntimos.

                          Su  casa  fue  donada,  por  su  hijo  Michael, único  heredero,  a La Academia Francesa  de Bellas Artes en 1966. Después  de  una  cuidadosa  restauración,  se  abrieron  al  público,  en  1980.

                  

                  P.D.    Aproximadamente  existen  más   de  250  pinturas  de  NENÚFARES,  casi  todos  están  en  museos. Pero en  novi. del 2005, la  Galería Christie's vendió en subasta un cuadro de Nenúfar, por dos millones de dólares,  y  es  que  hay  muy  pocas  obras  de  Monet  en  el  mercado.

 

              

             

                         

 

                 

                  

                        

 

Visto 476 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

ALIET VALLÉS

SÍGUEME

También puedes seguirme por mis redes sociales.

 

 

VISITAS

Hoy208
Ayer214
Esta semana1406
Este mes3963
Total460594

¿Hay alguien ahí ?

1
Conectados

Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme
© 2016 Aliet Vallés. Una mujer, un blog y el número 7.